Potenciales perdidos

Se imaginan lo que el mundo del deporte se perdería sin Pau Gasol jugando al baloncesto, sin Rafael Nadal jugando al tenis, o sin Leonel Messi jugando al futbol. Evidentemente, todos dejaríamos de disfrutar de grandes deportistas haciendo aquello en lo que destacan.
               Bien, pues esto, que a los que nos gusta el deporte nos parecería una gran pérdida, ocurre, y por desgracia, con miles de chicos y chicas que no destacan en aquello que saben hacer muy bien, porque ni se les diagnostica ni se les atiende. Me refiero a aquellos chicos y chicas de altas capacidades, que poseen un alto potencial intelectual,  grandes talentos  y que dejan de alcanzar grandes cotas intelectuales, no realizan grandes descubrimientos ni avances científicos, ni crean verdaderas obras de arte, porque no se les ayuda ni se les atiende académica y personalmente.
               A través de la historia podemos observar cómo algunos países,  conocedores  y convencidos del gran potencial que poseen los alumnos con altas capacidades, fomentaron la investigación de estos chicos y chicas en campos  de la tecnología, el desarrollo  y el avance científico. Basta con retroceder hasta la época del desarrollo de la carrera espacial que tuvo lugar  entre las dos grandes potencias mundiales del mundo: Estados Unidos y la antigua Unión Soviética. En este momento histórico ambas potencias recurrieron a chicos de altas capacidades para integrarlos en sus programas de investigación con el objetivo de ser los primeros en este campo.  Si recorriéramos mucho más tiempo atrás, podríamos ver cómo  a   lo largo de la historia del ser humano, desde los griegos, se ha intentado optimizar los recursos que poseía la sociedad, dedicando a los componentes de la misma a aquello para lo que demostraban muy buenas capacidades.
               No se trata de explotarlos o de robarles su infancia, encerrándoles en laboratorios y centros  de investigación, todo lo contrario, se trata de dejar que fluyan y que se desarrollen sus capacidades, potenciar sus intereses y su curiosidad intelectual.
               La sociedad actual está dejando escapar una gran fuente de avances, de desarrollo, de creatividad. ¿Se imaginan los avances en campos tan diversos como la medicina, la tecnología, el arte, la investigación o el desarrollo, que podrían  llevar a cabo los chicos y las chicas de altas capacidades si ahora se  diagnostican,  atienden y  se les ayuda? El primer paso de este camino que estos chicos y chicas de altas capacidades pueden recorrer comienza con la detección temprana.
Quisiera terminar con una frase de Henry David Thoreau que es muy clara y acertada:
«Si alguien no anda al mismo compás que sus compañeros, quizá es porque percibe el sonido de otro tambor. Déjenlo andar al compás de la música que oye…»
Juan Fernández Sarria
Pedagogo del Centro A.S. y Orientador
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

2 comentarios en “Potenciales perdidos”

  1. Efectivamente, y añado una pérdida más: grandes humanistas. Personas realmente concienciadas con las injusticias que son capaces de trascender sus intereses particulares en pos de un bien común. Una rara avis que se está perdiendo en este cada vez más especializado mundo en el que nos ha tocado vivir.

    Un saludo y gracias por el texto, Juan.

    José Luis.

  2. Hola Juan, Hola amig@s de ASA, soy Paco Rivero, bueno la verdad es una
    suerte que podais contar con Juan y sus compañeros de A.S, pues de verdad
    que son unos grandes profesionales y ademas demuestran, aqui Juan
    demuestra, una sensibilidad para con estos niños muy por encima de su
    labor profesional y eso amig@s, es impagable, solo queria darte las
    gracias Juan por aportar una vision tan clara de todo lo que nos redea en
    este apasionante mundillo que unos antes otros mas tarde nos ha tocado en
    SUERTE poder disfrutar. Gracias y un abrazo a tod@s…..Paco Rivero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y elaborar información estadística. Al continuar navegando aceptas su uso y nuestra POLÍTICA DE COOKIES

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar