Entrevista en GuíaInfantil

Si a un niño le gusta bailar, se sentirá mal si le prohíben o no le permiten bailar. Su autoestima bajará, no se sentirá valioso o útil. Si se le reprocha que baile diciendo que «eso no lo hace nadie», se puede sentir excluido, raro, diferente. Si se le obliga a dar pasos marciales en lugar de dar pasos más flexibles y libres se sentirá impotente y dejará de prestar atención a lo que se le trata de inculcar.

De modo similar, si a un niño le gusta investigar, se sentirá mal si se lo prohíben o no se lo permiten en clase. Su autoestima bajará, no se sentirá valioso. Si se le reprocha que investigue por su cuenta (incluso imaginando soluciones mientras el profesor explica otra cosa) advirtiéndole que siga el ritmo de sus compañeros en lugar de estar «en la Luna», se puede sentir excluido, raro, diferente. Si se le obliga a memorizar mecánicamente algunos conceptos sin permitirle comprenderlos en lugar de dejarle investigar sobre esos temas libremente, se sentirá impotente y dejará de prestar atención a lo que se le trata de transmitir.
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y elaborar información estadística. Al continuar navegando aceptas su uso y nuestra POLÍTICA DE COOKIES

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar