Recurso para familias. Entrevista de Punset a Renzulli.

Recogido del blog de nuestros amigos de ARETÉ Huelva, fuente inagotable de información.

El psicólogo Joseph Renzulli es director del Centro Nacional de Investigación en Superdotados y con Talento, en Connecticut, Estados Unidos. Su programa educativo y su redefinición de la Superdotación han sido adaptados en muchos países.   Punset:
De media, cuanta gente potencialmente superdotada hay en la universidad de Connecticut donde das clases.   Joseph:
No es fácil de decir ya que cuando una persona entra en la universidad de Connecticut ya ha superado a muchos de sus compañeros anteriores. Nuestra universidad es muy competitiva y la entrada no es fácil. Yo diría que en esta universidad entra un gran grupo de jóvenes increíblemente inteligentes, que no son la media normal que ha acabado la educación secundaria.
Punset:
¿Y los estudiantes normales? Quiero decir, ¿podemos tener alguna idea del porcentaje de recién nacidos que potencialmente tienen talento? ¿Es del 1% o del 2%?
Joseph:
Creo que es una cifra bastante superior al 1 o 2 %. Podríamos estar hablando de aproximadamente el 15 al 20% de la población general.
Punset:
¿Tantos?
Joseph:
Depende del criterio utilizado… en los albores de los estudios sobre los superdotados se tendía a considerarlos un porcentaje muy pequeño, del 1 o 2 %, incluso algunos investigadores llegaban al 5%; sin embargo recientemente ha habido muchos estudios que apuntan a un concepto diferente de superdotado. Estos estudios están basados en una visión más amplia de la inteligencia. En lugar de basarse en un único dato, como es el tener un cociente intelectual muy alto. Hacen referencia a lo que Howard Gardner denominó «inteligencia múltiple», y creo que la tendencia de hoy es ser más inclusivos y tener en cuenta otras características además de –no en lugar de– la inteligencia. 
Punset:
Déjame que me pregunte algo: cuando se mira desde fuera se identifica a una persona muy inteligente por las notas excelentes que tiene en la escuela, y sin embargo cuando se habla con los padres o los profesores, muy a menudo sucede que identificamos a una persona muy inteligente porque causa muchos problemas. ¿Cómo es esto? ¿Se explica porque ni la administración, ni los padres, ni los profesores tratan el tema en la forma adecuada?
Joseph:
Los jóvenes muy inteligentes, muchos de los cuales seguirán estudiando después de secundaria y llegarán a la universidad y se convertirán en científicos, o filósofos o ingenieros…, a menudo siguen un contenido curricular que normalmente pueden seguir y completar mucho más rápidamente y mejor que la mayoría de los estudiantes. Si esto es así, el primer inconveniente es que no están motivados y en segundo lugar en muchos casos se aburrirán con las tareas, algunos perderán el interés por la escuela, y en algunos casos puede que se conviertan en alumnos problemáticos. Su principal problema es que la escuela no es un lugar de motivación para ellos. Es por esto que creo que es muy importante que hagamos todos los cambios necesarios en los programas educativos de estos jóvenes, de dos formas. La primera es analizar el currículo existente y ver qué partes se pueden abreviar para ellos. Y en segundo lugar hay que proporcionar a estas personas la oportunidad de que tengan actividades más productivas, más motivadoras como: talleres de escritura creativa, talleres de arte creativo, proyectos de investigación… que puedan utilizar las técnicas y la metodología de las personas que tratan con los aspectos más creativos y productivos de estos campos.
Punset:
Déjame que te interrumpa un segundo: algunas personas dicen que si se intenta separar a estos superestudiantes del resto de la clase y se junta a todos estos superdotados en una clase, esto llevará a un cierto elitismo en la educación que es posible que no sea bueno. Personalmente yo no veo el problema, pero ¿Qué les dirías a las personas que tienen dudas al respecto?
Joseph:
Creo que lo primero que debemos tener en mente es que la igualdad de oportunidades no quiere decir que se proporcionen las mismas experiencias a todos los estudiantes. Y creo que lo que es «verdadera igualdad» es proporcionar a los jóvenes experiencias según sus niveles de habilidad, su capacidad. Esto no quiere decir que tengamos que separar a todos los estudiantes todo el tiempo, pero si unos jóvenes están más avanzados en un área como matemáticas o en química – que es tu área – entonces debemos proporcionar un espacio al día, o a la semana, en el que los estudiantes podrán juntarse para tener un nivel adecuado de motivación.
Punset:
¿por qué sucede que los hijos únicos tienen más éxito que los hijos de una familia numerosa? Y de todos, los primeros parecen que tienen más éxito en el mundo que los siguientes.
Joseph:
Esta es una pregunta muy interesante. Existen algunas investigaciones que demuestran como los hijos únicos a menudo tienen más éxito en la escuela y a veces en carreras universitarias. Esto creo que es cultural, sobre todo en países donde el primer hijo, si es varón, recibe una serie de atenciones especiales de los padres, y a veces éste es el hijo del que se espera que continúe el linaje o los negocios. De todas formas hay un libro muy interesante que se publicó hace unos 5 o 6 años, del que ahora mismo no tengo la referencia… pero es una investigación muy seria – del Massachussets Institute of Technology – y demostró que los hijos nacidos después del primero, y sobre todo el segundo, tienden a ser más creativos. Y en algunos casos reciben más reconocimiento por su creatividad que los primogénitos. Hay varias explicaciones de por qué esto es así. Una es porque quizá no se les ofreció de todo. O porque las expectativas de que fuera el mejor de la familia no iban dirigidas a él, de manera que tenían que ser más listos en la manera de enfrentarse a la escuela o a los problemas de la vida.
Punset:
Tu has cambiado significativamente el entorno de la escuela llamando la atención sobre esto que acabas de explicar: que no es una cuestión exclusivamente de tener un cociente intelectual alto, una cuestión de ser inteligente en la escuela. ¿Sabemos por qué un superdotado como por ejemplo Thomas Edison, el inventor de la bombilla o el fonógrafo, resalta, y otros – millones de ellos – no salen de la mediocridad?
Joseph:
hay estudiantes que aprenden todo lo que se les enseña muy eficientemente, de forma muy rápida, y a un gran nivel, y que te pueden repetir esa información en exámenes o evaluaciones. Y hay otros alumnos que a parte utilizan lo aprendido ante problemas o en otras situaciones, donde introducen nuevas e innovadoras ideas. Tienen una gran parte creativa, y además están dispuestos a trabajar más y mejor en un problema en particular. Podemos pensar que si agrupáramos a todos los que han sacado mejores notas e intentáramos que fueran inventores, como Thomas Edison, inventarían nuevos aparatos técnicos, escribirían excelentes historias, poesías y obras de teatro, etc. Pero sabemos que esto no sería así, no funcionaría.
Punset:
¿tiene esto alguna relación con el cerebro? ¿Se ha estudiado el cerebro de personas con talento que tengan un gran nivel de «compromiso en las tareas», de creatividad y de habilidades en general?
Joseph:
Creo que la ciencia se encuentra en los albores del análisis del cerebro. Una de las cosas que seguro que sabes, por el proyecto del genoma humano, es que de hecho todos somos más del 99% iguales en nuestro DNA, somos muy parecidos; pero creo que sí puede haber ciertas cosas que son más eficaces en unos cerebros que en otros.
Punset:
estoy muy sorprendido, no del hecho de que haya muy poca correlación entre las notas altas y el éxito mundial, sino que lo increíble es la relación entre el éxito mundial y las actividades no académicas llevadas a cabo por el estudiante. Esto es fantástico. ¿Es así? ¿Lo habéis demostrado? Quiero decir ¿se ha descubierto la irrelevancia de las actividades académicas cuando se intenta educar a alguien para que tenga éxito en la vida?
Joseph:
Sí, y déjame que te ponga un ejemplo. Hace unos años tuvimos un grupo de estudiantes que tenían mucho interés por la fisiología. Les hicimos trabajar en un proyecto en el que construyeron un esqueleto humano de tamaño natural, produjeron unos vídeos, y también materiales didácticos para que se pudiera enseñar fisiología a otros estudiantes. El «compromiso que tuvieron con esta tarea» fue muy alto, para hacer este trabajo tuvieron que ser muy creativos, y se acostumbraron a este tipo de tareas. En ese grupo había seis estudiantes, y hemos analizado ahora qué hacen, y cinco de ellos han seguido estudiando hasta llegar a ser médicos o han cursado algún tipo de ingeniería relacionada con la profesión médica. Cinco de los seis estudiantes han conseguido un máster o un doctorado y todos vienen de un colegio que está en una zona muy poco favorecida, es decir, que no provienen de una escuela de gente adinerada. Antes de implementar este tipo de programa educativo había muy pocos niños del distrito de esta escuela que accedían ni tan sólo a hacer una educación secundaria. Y muy pocos, durante años, llegaron a hacer estudios universitarios. Respecto al seguimiento de estos estudiantes: se les entrevistó, rellenaron varios formularios en los que se les preguntaba entre otras cosas cómo habían conseguido este éxito académico, y todos identificaron el origen del éxito a su estancia en la escuela, en 5º y 6º del sistema educativo norteamericano, ya que les habían ofrecido la oportunidad de hacer un trabajo creativo y original en un área en la que estaban muy interesados.
Punset:
Es muy interesante, porque he leído el resultado de algunas investigaciones – que creo que son de tu equipo – en las que entre niños de 12 años, todos ellos inteligentes, los que se sienten interesados pasan mucho más tiempo con la asignatura favorita que el resto mirando la TV. ¿Es así?
Joseph:
Desde luego, de hecho uno de los proyectos de investigación más importantes llevados a cabo en EEUU por el profesor Chipson Mckay de la Universidad de Chicago y el ya difunto profesor Benjamín ¿? demostraron que jóvenes que tenían mucho talento en varias áreas (música, estudios académicos, arte, incluso en deportes) pasaron casi tanto tiempo estudiando su área favorita como el resto de los jóvenes de EEUU pasan mirando la TV. Y tengo que decir que en EEUU la gente pasa muchísimo tiempo mirando la TV.
Fuente: http://www.rtve.es/tve/b/redes2007/semanal/prg309/frcontenido.html

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de navegación y elaborar información estadística. Al continuar navegando aceptas su uso y nuestra POLÍTICA DE COOKIES

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar